Asesoramiento Gratuito
Asesoramiento personalizado9:00 a 14:00 y 16:30 a 19:30

Tratamiento de agua 

Hay 7 productos.
  • Descalcificadores

    Descacificadores de agua

    Son equipos eliminadores de la cal (Calcio y Magnesio) del agua.

    El procedimiento por el cual eliminan la cal es mediante una reacción química (intercambio iónico), en la cual se necesita sal o resina. Este proceso requiere una regeneración periódica (normalmente 2 veces por semana), en función de la cantidad de agua a descalcificar.

    Veamos en que consiste el proceso.

    La descalcificación del agua se realiza mediante un proceso llamado intercambio iónico. Para este proceso se emplean unas resinas (con iones de sodio (Na+) que tienen la capacidad química para intercambiarse con los iones de calcio (Ca++) y magnesio (Mg++) existentes en el agua, de modo que la resina captura los iones de calcio y magnesio del agua y cede al agua los de sodio, de modo seguro. Si el nivel de sodio normal de entrada de agua es de unos 300 ppm, el de salida del descalcificador será de unos 400 ppm, inferior al máximo recomendable de 1.000 ppm. Además es inapreciable al gusto, olor, color,… El sodio es mucho más soluble que el calcio y no produce las incrustaciones o
    incrementa la dureza del agua como el calcio.

    Los principales causantes de la dureza son los cationes (iones positivos) de cálcico y
    magnésico. Los iones con carga negativa se llaman aniones y no tienen intervención directa en la
    descalcificación La resina, son unas esferas que están en el interior de un depósito presurizado, denominado columna. En función de la cantidad de resina, del uso (caudal) del descalcificador y de la dureza del agua, tardará más o menos días (horas) en saturarse la resina de iones de calcio (y magnesio), por lo que ya no podrá descalcificar más.

    Es el momento de invertir el proceso, o sea efectuar la operación de regeneración. En la conexión de salida los descalcificadores incorporan un contador de agua descalcificada para saber cuándo es necesario realizar la regeneración. En la regeneración, se efectúa el proceso inverso, o sea, se eliminan los iones de calcio y magnesio de la resina por otros de sodio, pero como éste no es el proceso químico natural, hay que forzarlo.

    El método para forzar la regeneración es someter a la resina a una muy elevada concentración de cationes de sodio (Na+), de modo que se obliga a expulsar a los cationes de calcio (Ca++) y magnesio (MG++). El medio en el cual se obliga a la resina a liberar dichos iones (Ca y Mg) es mediante un baño en salmuera. La salmuera se consigue incorporando en sal común (sal gorda) en un recipiente del descalcificador (cabinet). Durante el proceso de regeneración, el agua con iones de calcio es enviada al desagüe.

    Oferta descalcificadores

    Una vez la resina vuelve a quedar cargada de iones de sodio, podrá empezar de nuevo el
    proceso de descalcificación. Realmente la regeneración realiza a su vez varios procesos que permiten preparar la resina para realizar un óptimo lavado del equipo:

    • Contra-lavado: Se hace circular el agua por el lecho de resina y se envía al desagüe. Así se eliminan partículas extrañas y se evita que las esferas de resina se ensucien o se compacten.
    • Aspiración de salmuera: Hacia la resina y eliminación del agua con la cal al desagüe.
    • Lavado rápido: Con la resina ya regenerada, para evitar el sabor salado del agua.
    • Llenado del depósito de salmuera: Para preparar el siguiente proceso de regeneración.

    Todo este movimiento del agua a través de la instalación se controla por medio de una
    válvula múltiple o cabezal de mando. Esta válvula está generalmente adosada a la propia columna de resina. El cabezal de mando está interconectado mediante tuberías al depósito de salmuera, a la
    entrada y salida del agua de servicio y al desagüe.

    Debido al consumo de agua y sal en las regeneraciones se recomienda descalcificar solo el agua de consumo y ACS. Se considera una pérdida de recursos descalcificar el agua de los inodoros,…

    Como la tecnología también llega a estos equipos, cada vez hay más novedades en el sector, con más electrónica y menos consumo de agua y sal. Podemos concluir que un descalcificador está compuesto por una botella (columna) de poliéster reforzada con fibra de vidrio donde dentro esta la resina y enroscada a esta botella se encuentra el cabezal o válvula.

    En el mueble del descalcificador se encuentra el tanque de la sal y junto a éste, el cilindro con el sistema de aspiración (a veces con boya de seguridad).

    Los primeros descalcificadores eran cronométricos, actualmente la mayoría son volumétricos, estadísticos o proporcionales y cada vez más, de bajo consumo. Hemos visto que un descalcificador tiene una entrada y una salida de agua. Para tener servicio de agua independientemente de si el descalcificador está regenerando (o averiado), hay que instalar una válvula en cada entrada y salida y otra válvula a modo de bypass, así como un filtro de sólidos a la entrada.

    Porque instalar un descalcificador

    • Para el cuidado de pieles sensibles (bebes,…).
    • Evita asperezas de la piel.
    • Minimiza el uso de suavizantes (deja el pelo más brillante y sedoso).
    • Mejora el sabor del agua (incluso para el café, las comidas,…).
    • Economiza detergente.
    • Deja la vajilla sin manchas blancas.
    • Alarga la vida de electrodomésticos, especialmente la resistencia.

    Se recomienda especialmente en:

    Restauración, hostelería, clínicas, hospitales, peluquerías,..

  • Osmosis

    Osmosis Inversa, que es y como funciona

    La definición del proceso de la ósmosis es el paso de parte de una disolución (mezcla) a través de una membrana semipermeable, sin gasto de energía.

    Como concepto (no como proceso), podríamos compararlo con el concepto de la capilaridad, en cuanto a que es un fenómeno natural que a primera vista nos puede costar de entender.

    La ósmosis se produce en multitud de procesos naturales como en el metabolismo celular.

    La membrana osmótica no es más que un filtro, en el cual los poros son de tamaño molecular, de modo que solo puede pasar a su través las moléculas pequeñas (del tamaño de unos micrómetros), de modo que puede pasar el agua, pero NO el azúcar, la sal,…

    Hay que tener en cuenta que una solución más concentrada tiene mayor presión hidrostática y mayor potencial electroquímico, por lo que aunque en la naturaleza se cumple el principio del libre albedrio, en el caso de poner en contacto 2 soluciones distintas a través de una membrana osmótica, las 2 zonas del “recipiente” tenderán a comunicarse e igualarse, (tanto por el equilibrio químico, como por el de presión, por lo que la solución zona menos concentrada pasará en mayor cantidad hacia la más concentrada, hasta igualarse (isotónicas). Cuando uno de los recipiente es limitado, puede darse el caso de que se rompa por exceso de presión, en el caso contrario que se vacíe (se seque en el caso de células).

    Para evitar esta situación, se debe invertir el ciclo, aplicando energía (o presión), produciéndose la ósmosis inversa. Si se aumenta la presión del lado de mayor concentración (agua no tratada), puede lograrse que el agua pase al lado de baja concentración de sales, de modo que sólo pasa agua, no las “impurezas”, ya a nivel molecular.

    Los filtros (membranas) osmóticas son muy sensibles (delicados), por lo que el agua que queremos “osmotizar” ya debe de estar muy filtrada. Para ello se emplean varios filtros previos de carbono. Igualmente después de pasar por el filtro osmótico, se hace circular el agua por otro filtro, éste último desodorizante, para eliminar el sabor que adquiere el agua al pasar por todos estos filtros.

    Los equipos domésticos de ósmosis inversa han revolucionado en pocos años el sector del tratamiento de aguas para uso alimentario en los hogares debido a su simplicidad de instalación, rentabilidad y disponibilidad inmediata de agua. De hecho la competencia entre marcar ha hecho que el precio final haya bajado más del 50% en los últimos años. Si un cliente busca la más alta calidad de agua (y baja mineralización), el equipo está claro: Un filtro previo, un equipo descalcificador y un equipo de ósmosis inversa.

    Las 5 etapas son:

    1. Prefiltro (de 5 micras)
    2. Filtro carbón activo GAC
    3. Filtro carbón block
    4. Membrana R.O. (Membrane
    Reverse Osmosis)
    5. Filtro Post carbón (desodorizador)

    Oferta osmosis Inversa

    El corazón del sistema de filtración es la membrana osmótica (4). De su calidad dependerá el resultado final y la propia calidad del agua resultante. Con la ósmosis inversa se eliminan sustancias que a veces llegan a nuestra red como, cal, cloro, plomo, nitratos, pesticidas, herbicidas, bacterias, mercurio,... Cada filtro es una etapa, existen variedad de equipos con diversa cantidad de etapas, aunque normalmente los filtros principales y ordenados son:

    • Sedimentos: Este filtro elimina la materia en suspensión dependiendo de su tamaño en micras.

    • Carbón GAC: Este filtro está relleno de unas bolitas de carbón activo, que se encarga principalmente de eliminar el cloro y el sabor y olor del agua.

    • Carbón Block: Es similar al anterior, pero con la diferencia que está prensado y compactado. Potencia las características del anterior para eliminar rastros de cloro (ya que el cloro podría dañar la siguiente etapa).

    • Membrana de Osmosis: Es el elemento principal (el agua ya ha llegado bastante “purificada”). Se elimina el exceso de sales, bacterias, pesticidas, herbicidas, nitratos, metales,... Es el alma de las osmosis.

    • Post carbón: El agua, se almacena en un depósito y cuando sale del depósito pasa por el filtro post-carbón, (similar al Carbón GAC pero de menor tamaño), para obtener un agua transparente y cristalina.

    • Remineralizador (Opciónal): Los equipos de osmosis eliminan muchas sales minerales, este filtro hace que su agua tenga una mineralización más alta.

    • Ultravioleta (Opcional): El agua pasa por un depósito Inox, el cual tiene dentro una lampara de UV y efectúa un proceso de esterilización.

    A pesar todos estos filtros, el espacio que ocupa es mínimo y lo ideal es instalarlo debajo del fregadero de la cocina, ya que de esta manera aprovechamos el agua para beber y cocinar en el mismo lugar.

    El inconveniente del sistema de ósmosis inversa es que necesita un elevado consumo de agua “normal” para generar un poco de agua “osmotizada”. Como veremos más adelante la capacidad de generación de agua osmotizada es limitada a la que se acumula en el depósito de presión

Tratamiento de agua

Productos Tratamientos de agua

Al igual que en otros sectores, el tratamiento de aguas, es un campo muy extenso y delimitado por su complejidad técnica.

Vamos a efectuar una 1ª clasificación de estos tipos de equipos: 

* Filtros

* Descalcificadores

* Ósmosis Inversa

* Fuentes dispensadoras

* Destilador de agua

* Ozonizador

* Grupos de p...

Productos Tratamientos de agua

Al igual que en otros sectores, el tratamiento de aguas, es un campo muy extenso y delimitado por su complejidad técnica.

Vamos a efectuar una 1ª clasificación de estos tipos de equipos: 

* Filtros

* Descalcificadores

* Ósmosis Inversa

* Fuentes dispensadoras

* Destilador de agua

* Ozonizador

* Grupos de presión

En cualquier equipo de tratamiento de agua, el primer paso es el filtrado. En otras ocasiones el equipo consiste en varias unidades de filtrado, bien por calibre de filtrado, o por tipo elemento filtrante.

La filtración es el proceso mediante el cual se elimina la turbidez, el hierro, el manganeso y el sulfuro de hidrogeno además de absorber sabores, olores y colores.

Los filtros retienen partículas y en otros casos las separan. Con estos procesos también neutralizan la acidez (al eliminar los elementos que la generan).

Este proceso, simple en apariencia, representa en algunos casos un tratamiento del agua complejo y costoso.

La filtración es siempre un compromiso entre cantidad y calidad del agua filtrada. A medida que aumenta el caudal de agua filtrada, disminuye la calidad de agua producida.

Hay que elegir un equipo que se adapte a nuestras necesidades. En algunas ocasiones no es necesario tratar el agua, puesto que esta ya es apta para el consumo humano desde que sale de la planta potabilizadora.

Con los equipos de tratamiento de agua, como mínimo se consigue eliminar partículas no deseadas (reducir la mineralización, dureza, cal,…) y mejorar el sabor (eliminando parte del cloro).

Más