Como funciona una Calderas de gas

Funcionamiento Calderas de gas

Emplearemos el término caldera o generador de calor para referirnos a un equipo que es capaz de producir calor al quemar un combustible en su interior, transmitiéndolo posteriormente a un fluido que en la mayoría de los casos será agua y que en general se denominará fluido caloportador. Posteriormente ese fluido se empleará para calefactar un local o producir ACS. Existen muchos tipos de calderas, fabricadas con distintos materiales, para combustibles diversos, etc. ¿Cuál de ellas es la mejor? No existe una única respuesta, todo depende de ciertos parámetros, como por ejemplo: de la aplicación a que se destine la caldera, de la situación de la instalación (no puedes colocar una que funcione con gas natural si no dispones de red de gas en tu población), del coste económico que puedas o te quieras permitir, etc.

A continuación analizaremos las características de las principales calderas existentes, para que cuando tú como técnico debas decidir o aconsejar cual instalar en un momento determinado, dispongas de criterio suficiente, teniendo en cuenta que pueden darse varias soluciones factibles para un solo caso.

Conceptos básicos

Como ya comentamos antes, la caldera es un elemento en el que el calor que se produce al quemar un combustible, se transmite posteriormente al agua que circula por su interior y que luego, una vez caliente, pasa hacia el circuito de radiadores, de suelo radiante, etc.

El calor se transfiere al agua no solo por el contacto directo entre la llama y el cuerpo de la caldera que contiene el agua, es decir por conducción, sino que se produce también un intercambio por radiación desde la llama a las paredes del hogar y otro por convección, ya que los humo, producidos en la combustión y que poseen altas temperaturas calientan las partes metálicas bañadas por el agua.

En la figura anterior se representa una caldera provista de quemador, en la que se aprecian las siguientes partes:

  • Quemador: es el encargado de quemar un combustible líquido, gas o sólido produciendo una llama.
  • El hogar o cámara de combustión: es donde se quema el combustible y donde se alanzan las temperaturas más altas, próximas a los 2.000 C.
  • El circuito de humos: cumple la doble misión de conducir los humo, que se producen en la combustión hacia la caja de humos y de arrebatarles el mayor calor posible para luego cedérselo al agua (dejarlos salir directamente a la atmósfera acarrearla entre ovos inconvenientes una gran pérdida de energía, al desperdiciar el calor que poseen). Para aumentar al máximo el intercambio de calor entre los gases y el agua, el circuito de humo, tendrá la mayor superficie posible y se realizará de forma que disminuya en lo posible la velocidad de salida de los gases. Hay que tener en cuenta que a mayor velocidad menos tiempo da a que los humos cedan calor, esto se puede comparar fácilmente con el gesto de pasar una mano por encima de un mechero, si lo haces rápidamente apenas sentirás calor, pero al contrario, si lo desplazas lentamente te podrás quemar. Esto se logra obligando a los gases a dar varias vueltas antes de dejarlos salir e intercalando a su paso ciertos elementos denominados turbuladores (figura 2) que les dificultan el paso frenándolos.
  • Caja de humos: es la zona en la que confluyen todos los humos para ser enviados posteriormente hacia el exterior por la chimenea (figura 2).
  • Retorno de agua: es la toma en la que se conecta la parte de la instalación por la que vuelve el agua más fría, puede llegar de los radiadores, de un acumulador de ACS, etc.
  • Salida de agua: una vez que el agua ha entrado en la caldera y ha absorbido calor es enviada de nuevo hacia la instalación.
  • Circuito de agua: en este el agua circula calentándose al absorber el calor de las paredes que la contienen y que es transmitido por radiación, conducción y convección.

También te podría gustar...